Uva Monastrell

La Región de Murcia es, quizás, la cuna más importante de la variedad de uva monastrell en la actualidad. A lo largo de la historia, esta variedad se ha extendido dejando impronta por todo el levante español hasta el sur de Francia para más tarde traspasar continentes y asentarse en Australia y el estado de California. Internacionalmente es conocida por su nombre francés, Mourvèdre que a su vez recibe este nombre de la antigua localidad de Sagunto (Morvedre).

A la monastrell se la conoce por muchos otros nombres dependiendo del lugar en el que se cultiva: en América y Portugal también se la llama Mataro, en algunas regiones de Francia Estrangle-Chien (Estrangula Perros), en Alicante el nombre monastrell convivió con el de Vermeta (Bermeja)… A nivel popular el abanico de nombres para esta variedad de uva mediterránea se amplía llegando a alcanzar más de 70 nombres diferentes que se conozcan. 

Las características de la monastrell convierten a la planta en una heroína. Sobrevive a condiciones extremas y al calor, elemento este indispensable para su correcta maduración. Es por ello quizás que en la zona catalana dejó de ser la variedad más importante en pro de otras que estaban demostrando adaptarse mejor a ese clima del sureste español. En la Provenza gala también tuvo su época dorada nada comparable a la actual, en la cual la producción ha caído mucho y parte de ella está destinada a suavizar la compleja oxidación de la garnacha. Fuera de Europa es posible localizarla en el estado Norteamericano de California y en Australia. Es una uva emigrante, superviviente. Quizás durante décadas, la monastrell no estuvo lo valorada que se merecía. 

Es una planta con un cuerpo voluminoso, bastante pronunciado en el seno. Sus sarmientos son erguidos y castaños. Las hojas verde intenso y pelosas por el envés. Los racimos formando conos con granos jugosos y azucarados de tamaño medio muy apretados entre sí. Es una planta de brotación tardía y de madurez media – tardía. 

Foto: Ginés Toral

En España, la variedad monastrell es en la actualidad la segunda más utilizada; sólo superada por la tempranillo. Y si esta frase es una realidad ha sido gracias a la labor llevada a cabo en el sureste español. En concreto en la Denominación de Origen Alicante y en la Región de Murcia con sus tres Denominaciones de Origen: Jumilla, Yecla y Bullas.

Foto: Ginés Toral

España es la mayor productora de monastrell del mundo con alrededor de 43.000 hectáreas cultivadas y explotadas. Es una uva utilizada como monovarietal. También como compañera de viaje de la garnacha y otras tintas. En años calurosos es capaz de dar vinos con mucha graduación y con un nivel alto de taninos. 

Foto: Ginés Toral

En Murcia ha demostrado ser buena compañera de otras variedades de uva como la syrah y la merlot. Sola como monovarietal o acompañada de otras variedades, la monastrell ha derribado por completo el mito de que era una uva de segunda incapaz de dar un gran vino. En la actualidad hay una enorme lista de grandes vinos elaborados con uva monastrell. Poco a poco iremos descubriendo en este blog esas pequeñas joyas e iremos desmontando esa lista de grandes vinos.  

Foto: Ginés Toral

La monastrell es una variedad preferente en Murcia (DO Jumilla, DO Bullas, DO Yecla), en Cataluña (DO Cataluña), en Alicante (DO Alicante y DO Valencia). Además está autorizada su explotación en Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Navarra, La Rioja y País Vasco.

Algunos vinos tintos murcianos elaborados con 100% monastrell:

– Honoro Vera Monastrell, Bodegas Juan Gil.- Pié Franco, Bodegas Casa Castillo.
– Gorgocil Monastrell, Viñas Casa del Rico.